Maquina Splenda

25 febrero, 2016

RADIOFRECUENCIA

Tratamiento indicado para flaccidez y pérdida de tensión, tanto facial como corporal. Ideal alternativa para aquellos casos en que no se puede o no se quiere la realización de una cirugía estética.

Su principal función es la producción de colágeno, dando por resultado una piel más turgente.

La radiofrecuencia actúa por ondas que atraviesa tejidos con cierta resistencia, esta resistencia se transforma en calor el cuál llega a zonas más profundas de la piel sin quedar en la superficie.

Esta técnica no invasiva de rejuvenecimiento, que gracias a su aumento de temperatura  desencadena una serie de reacciones,  puede aplicarse en corporal para: tensar cara interna de brazos y piernas, celulitis, favorecer el drenaje de la linfa, dolores musculares, contracturas y post liposucción.

En facial recupera la turgencia del ovalo facial, cuello y mejillas. También mejora los 7 signos  de envejecimiento: Arrugas y líneas de expresión, textura de la piel no uniforme, pigmentación desigual, falta de luminosidad, poros visibles, manchas de la edad, sequedad y tirantez.

ULTRACAVITACIÓN

Este equipo basa su acción terapéutica en la aplicación de ondas ultrasónicas de alta potencia.

Estas ondas de choque, por medio de las diferencias de presión positiva y negativa crea una cantidad de nanoburbujas. Estas acumulan energía hasta volverse inestables e implosionan en las cavidades del líquido intercelular del panículo adiposo. Esta implosión crea una presión sobre la membrana del adipocito,  liberando al torrente sanguíneo las moléculas de ácidos grasos y glicerol que lo conforman. Así son metabolizadas y eliminadas a través del sistema linfático y las vías urinarias.

Indicado para: celulitis, lipodistrofia, hidrolipoclasia ultrasónica.