ACEITES ESENCIALES Y LAS FRECUENCIAS ELECTROMAGNÉTICAS DE LA VIDA, LA ENFERMEDAD Y LA MUERTE.

11 julio, 2016

El campo electromagnético del ser humano determina la salud de una persona. Un campo electromagnético que se encuentre en óptimas condiciones no tendrá problemas de ningún tipo de enfermedad, ya sea en algo tan cotidiano como un resfrío, y muchos menos una enfermedad crónica o degenerativa.

La frecuencia electromagnética de una persona (medida en MHZ) tendría que estar entre 62 y 68 MHz para que una persona pueda experimentar el funcionamiento optimo de todos sus órganos.
Si las células bajan a una frecuencia de 58 MHz entonces se puede experimentar el resfrío.

Infecciones más fuertes, como la Cándida pueden presentarse en una frecuencia de 55 MHz.

Enfermedades serias comienzan alrededor de los 42 MHz y la descomposición celular comienza a 25 MHz.

El cuerpo fue creado con trillones de microorganismos diseñados para descomponer el cuerpo. Estos permanecen en estado latente siempre y cuando las frecuencias de las células se mantengan elevadas. Esto requiere de los nutrientes adecuados como oxigeno, agua y ejercicios por nombrar algunos.

Si los microorganismos despiertan debido a una disonancia armónica o bajo voltaje, estos sueltan enzimas que disuelven las células para convertirlas en alimento y el cuerpo enferma.

La mayoría de las personas han sido condicionadas a consultar a un medico para que les recete un antibiótico.

Desafortunadamente los antibióticos están diseñados para tratar un síntoma al costo de bajar la frecuencia del organismo, lo cual eventualmente produce otra enfermedad en el cuerpo.

Pensamientos y emociones negativas, reducen drásticamente nuestra frecuencia electromagnéticas.

Un enojo puede reducir nuestra frecuencia restándole 12 MHz en segundos, si esta cifra ya es importante, mas lo es saber que podemos tardar días o semanas en recuperar la frecuencia perdida.

Emociones y pensamientos negativos aunados a traumas de la infancia, conflictos no resueltos y patrones de creencia heredados de manera transgeneracional, pueden fácilmente reducir nuestro nivel de frecuencia y crear la enfermedad.

Cuando sientes que tienes poca energía, te sientes enfermo, la solución es que los electrones lleven voltaje a ese órgano.

Una de la manera mas rápida de lograr esto es a través de los ACEITES ESENCIALES. Todos los ACEITES ESENCIALES (certificados puros de nivel terapéuticos) tienen una frecuencia electromagnética que regresa al organismo a su estado natural de salud.

Pero hay algunos ACEITES ESENCIALES que realmente cuentan con una muy alta frecuencia y logran la sanación física y emocional regresando las células y el adn a su estado natural de armonía. Restaurando, activando y reconectando células en todo tu sistema.

ACEITES ESENCIALES DE MAYOR FRECUENCIA ELECTROMAGNETICA.

  •  Rosa 320 MHz
  •  Incienso 147 MH
  •  Lavanda 118 MHz
  •  Mirra 105MHz
  • Manzanilla 105 MHz
  • Melisa 102 MHz
  • Sándalo 96 MHz
  •  Menta 78 MHz

LOS ACEITES ESENCIALES SINTÉTICOS QUE LAMENTABLEMENTE SON LA MAYORIA EN EL MERCADO, NO TIENEN VALOR ENERGÉTICO ALGUNO.

Autora: Harumi Puertos