La belleza es un reflejo de como nos sentimos.

5 enero, 2018

La relajación es un estado de comodidad física y psicológica obtenido mediante determinadas técnicas, donde el gasto energético y metabólico se reduce durante un tiempo a niveles mínimos, produciéndose un bienestar general gracias a una estimulación del sistema nervioso parasimpático llegando, en caso de practicantes asiduos, a un estado de conciencia más elevado y, por tanto, a la antesala de la meditación.

La relajación puede considerarse como un “alto en el camino”, que debe realizarse tantas veces cuanto sea posible, pero de forma especial en situaciones donde seamos conscientes de que la tensión que hemos acumulado supera los propios niveles aceptados y nos hace perder el control sobre una determinada situación. Se dice, a modo de comparación, que “unos minutos de cólera, por ejemplo, pueden suponer más gasto energético y psicológico que un día entero de trabajo físico”.

Son muchas las técnicas y formas de conseguir relajarse. Unas físicas, mediante ejercicios, otras de concentración; otras de abstracción -personales o dirigidas- y muchas más. Todas ellas tienen en común la necesidad de un control voluntario o involuntario sobre la respiración.

La falta de relajación repercute en el organismo, provocando alteraciones morfofisiológicas, somáticas y psíquicas.

En cuanto a la técnica, es preciso indicar que la ausencia de tensión se manifiesta a tres niveles: fisiológico, conductual y subjetivo:

   – A nivel fisiológico, presenta cambios viscerales, somáticos y corticales.

   – A nivel de conducta, se manifiesta a través de actividad, inactividad, huída, lucha y expresiones del rostro.

   – A nivel subjetivo, afecta a las experiencias internas del propio estado emocional: malestar, tensión o calma.

Es preciso abandonar la timidez, el miedo al fracaso, las contracciones, siendo conscientes de su presencia para alejarlos como fantasmas y permitir que la energía circule libremente a través de nuestro cuerpo.

Las acumulaciones de esta tensión, mal llamada estrés, pues por estrés debe de entenderse como la falta de reacción del organismo a los estímulos externos y no a la propia sobrecarga tensional, nos lleva a un sinfín de alteraciones. Entre otras encontramos:

 

A nivel Fisiológico:

Aumento de adrenalina, y por tanto de la frecuencia cardiaca y respiratoria, aumento de la presión sanguínea, aumento del colesterol y de los triglicéridos, aumento del nivel de glucosa e incremento de la tensión muscular.

A nivel Emocional:

Estados de angustia, agresividad, cansancio, depresión, frustración, ira, etc.

A nivel Cognitivo:

Trastornos de la concentración y de la memoria, bloqueo intelectual.

A nivel Conductual:

Trastornos alimenticios, alcoholismo, tabaquismo, inquietud en piernas, en cara, temblor, sudoración excesiva de manos y pies.

Estas simples situaciones menores, justifican la necesidad de practicar la relajación diariamente, de manera sistemática, durante unos minutos, cuyos beneficios se dejarán sentir a nivel general.

 

En JADESEN tenemos muy en cuenta la relajación de nuestros pacientes/pacientas ya que estamos seguras de que la belleza es un reflejo de como nos sentimos por dentro.

TRATAMIENTOS CORPORALES

– Masajes descontracturantes:

Drenaje Linfático Manual: Mejora la circulación linfática y sanguínea. El perfecto flujo de la sangre y de la linfa en nuestro cuerpo es una de las causas principales del buen funcionamiento de los órganos y de los aparatos. El DLM actúa de manera muy eficaz sobre ambas funciones fundamentales y aporta vitalidad a todo el organismo. Luego de una fase inicial de relajación y de respiración efectuada con una maniobra de bombeo, se procederá a la técnica de drenaje, la cual también estimulará el buen funcionamiento de otros aparatos. Aparato urinario, actúa como principio básico de las vías de excreción, se estimula al principio y al final del tratamiento para favorecer el drenaje de toxinas. Aparato respiratorio, permite una mayor depuración del organismo favoreciendo la eliminación de dióxido de carbono. Mejora la oxigenación de la sangre y la respiración.

– Piernas cansadas

– Tratamientos reductores: masajes reductores+ fangos o algas +
aparatología + Suero biológico

– Sauna en camilla.

– Masajes con pindas: Ideal para el alivio del dolor e inflamación. Las pindas se someten a vapor unos 15- 20 minutos, cuando la temperatura del producto es adecuada para el contacto se comienza el masaje prensando sobre la zona afectada. Cada pinda contiene 800 gramos de hierbas medicinales: Citronella estimulante, Jengibre ingrediente principal para los dolores    musculares, Cryptolepis Buchanani planta medicinal poco conocida utilizada para fracturas óseas, otros ingredientes herbarios.

– Masajes con piedras caliente

TRATAMIENTOS FACIALES:

–  Anti- age

– Shock de hidratación

– Tratamientos despigmentantes

– Piel sensible y rosácea

– Piel acnéica y seborreica

– Drenaje linfático facial

– Masaje de restructuración facial: relajante, especial para gente con bruxismo.