Beneficios de la Higiene de cutis profunda

12 enero, 2018

A pesar de que desmaquillemos y limpiemos la piel dos veces al día, tanto por la mañana como por la noche, siempre quedan residuos acumulados y es posible que la dermis no llegue a oxigenarse por completo y, por tanto, le cueste más trabajo renovarse. Por todo ello, es que es tan importante someter la piel del rostro a una limpieza profunda profesional una vez al mes para lucir un cutis radiante y mucho más joven. Para que puedas convencerte de la eficacia de este tratamiento, en las siguientes líneas te detallamos cuáles son los principales beneficios de la limpieza facial:

  • Se remueven todas las células muertas de la piel y se eliminan las impurezas acumuladas de manera profunda.
  • Permite que la piel se oxigene desde el interior, por lo que vuelve a respirar de manera adecuada y el proceso de regeneración celular que tiene lugar en las noches se realiza con éxito.
  • Desobstruye los poros por completo, los descongestiona y, además, reduce su tamaño, por lo que serán mucho menos visibles en el rostro y se eliminan los puntos negros y el acné.
  • Equilibra el ph de la piel y combate los efectos de los agentes externos contaminantes en el cutis, los cuales pueden dar lugar a la aparición de múltiples problemas como exceso de grasa, brillos faciales, acné, sequedad, tirantez, rojeces, etc.
  • Retrasa el envejecimiento, previene la aparición de arrugas y el resultado es una piel mucho más luminosa, tersa y sedosa.
  • Aumenta la hidratación de la piel y los cosméticos o tratamientos aplicados después se absorben muchísimo mejor.
  • Combate y disminuye los signos de fatiga y cansancio en el rostro.
  • Se activa la circulación sanguínea en la zona y se tonifican los músculos faciales

En qué consiste una limpieza facial profesional

Una limpieza facial profesional puede tener una duración aproximada de entre 50 minutos y 1 hora y media y aunque cada centro de estética puede ofrecer una versión adaptada, el tratamiento común consiste en la realización de los siguientes pasos:

  • Limpieza facial: se desmaquilla y se desinfecta el rostro y el cuello mediante la aplicación de productos que limpian superficialmente la cara. Con vapor, se abren los poros y con productos especiales se eliminan todas las impurezas. Estos productos se eligen en función de cada tipo de piel (seca, grasa, mixta, etc.).
  • Masaje: se raliza un masaje tonificante y relajante aplicando geles o cremas para cerrar los poros y descongestionar la dermis.
  • Hidratación y nutrición: se hidrata la piel mediante una mascarilla facial y se aplica una crema para proteger el rostro, además de un protector solar.